Los precios de los pisos en alquiler se disparan en Barcelona

La demanda de pisos de alquiler crece y los precios se disparan en Barcelona

Tras un lustro de retroceso, el coste de los arrendamientos sube por encima del 10% en muchos distritos

La Vila de Gràcia y el Eixample izquierdo lideran los contratos firmados en el 2015, aunque la oferta de inmuebles cae

(fuente DANNY CAMINAL, Patricia Castan y El Periódico)

Sábado, 6 de febrero del 2016 – 21:31 CET

Si la burbuja de la venta de pisos pinchó en el 2007, la de los alquileres tardó un poco más y no fue tan fulgurante en Barcelona. Pero tras seis años a la baja, alquilar un piso en la ciudad es ya más difícil y más caro que hace solo un año. Y encontrar una buena vivienda disponible a precio razonable es casi una labor titánica. Implica una carrera entre aspirantes para ser el primero en la visita y presentar la mejor nómina, especialmente en las zonas céntricas.

El Ayuntamiento de Barcelona sitúa en un 6,6% la subida del precio medio de los arrendamientos en la ciudad el año pasado y el Govern en el 9,9%; mientras que el Col·legi d’Agents de la Propietat Immobiliària de Barcelona (API) habla de un máximo del 10% y los grandes portales de búsqueda inmobiliaria van mucho más allí, con incrementos del 17,2% al 23%, según la fuente.

Al ayuntamiento le preocupa que la nueva subida prevista para este año afecte a los colectivos más vulnerables

Por encima de las estimaciones, que también varían en los precios medios del metro cuadrado porque en los primeros casos se calculan con contratos registrados y en el resto con la oferta anunciada, sí hay coincidencia al detectar un cambio claro de tendencia. Y en la certeza de que el 2016 seguirá al alza. Lo asume el arquitecto y nuevo concejal de Vivienda del ayuntamiento, Josep Maria Montaner, que puntualiza que además el precio del metro cuadrado en Barcelona sube un 7,4% y lo seguirá haciendo. Al consistorio le preocupa que del 30% de vivienda destinada al alquiler en la capital catalana, solo un 1,5% sea protegida. «Para los inversores es positivo que suban, pero para el ayuntamiento es un dato negativo porque harán falta más ayudas», considera Montaner. Aunque la situación económica mejora, el alquiler es el recurso habitual de la población de más edad y la más joven. Por eso uno de los retos del consistorio es controlar los precios para los sectores más vulnerables

By |2016-03-21T11:03:24+00:00marzo 8th, 2016|noticias inmobiliario|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.